“Esta feria es un homenaje al ser, a la tradición artesanal, a las costumbres”: Ana María Fríes

13 junio, 2018
Publicado por
Expoartesano

 

 

Desde el 2015, la arquitecta Ana María Fríes Martínez dirige Artesanías de Colombia. Desde allí se ha propuesto darle mayor visibilidad al sector aprovechando la inmensa riqueza artesanal y la calidad de los artesanos de todas las regiones de Colombia.

“Siempre he creído que la tradición artesanal en Colombia es el ADN que llevan todos los diseñadores, creadores y artistas del país, y es a la vez lo que les permite diferenciarse y sobresalir en el mercado internacional”, contó la directora sobre la que podría decirse ha sido la columna vertebral del trabajo realizado.

 La novena versión de Expoartesano se realiza de nuevo en una alianza estratégica entre Plaza Mayor y Artesanías de Colombia. Al respecto, la directora cuenta más sobre la apuesta y las novedades de la versión 2018.

¿Por qué la belleza de tu origen es el hilo conductor de Expoartesano 2018?

La belleza de tu origen es un llamado para que todos los visitantes a la feria reconozcan en cada uno de los expositores y en los objetos que elaboran con sus manos, el lazo creativo e histórico que nos une con nuestras tradiciones e historia. La belleza de tu origen habla del patrimonio cultural de los colombianos, evoca los territorios que tejen, aquellos de donde provienen las distintas comunidades; enseña sobre las materias primas exclusivas de estas regiones de donde se “originan” estos objetos llenos de significado. La belleza de tu origen  nos une como nación, como colombianos, nos remite a un punto de partida en común, a lo que somos.

¿Cuáles son las novedades de la versión 2018 de Expoartesano?

Varias: el 16 % de los expositores seleccionados participarán por primera vez en Expoartesano; este año serán 10 días de feria en lugar de siete; se ampliará el Pabellón Indígena, que este año tendrá más de 100 representantes de etnias, cifra récord para Expoartesano.

El programa de Moda y Joyería de Artesanías de Colombia viene con el Programa Nacional de Joyería: para esta edición se hace una abstracción del “paraíso tropical” que se inspira en la fauna y flora colombiana. El municipio de Marmato realza la vegetación que crece junto a las minas de oro, presentando piezas vegetales en plata, formas con texturas de madera y piezas compuestas por ramas. Para Mompox, las flores como orquídeas y heliconias son creadas en filigrana con baños en oro rosado y dorado, con un volumen que aumenta su realismo. Las hojas de la selva son entrelazadas y superpuestas, generando movimientos sutiles en las joyas. Barbacoas crea una colección a partir de hilos entorchados, cuyas figuras comunican su tema barroco, rompiendo el límite del tamaño, debido a su ligereza. En Quimbaya se entrelazan hilos de plata, simulando los tejidos de una comunidad recolectora de café. Guapi, rodeada de ríos, se inspira en las formas creadas por las lanchas de los pescadores sobre las aguas del río Guapi, al igual que utiliza piezas tradicionales de la zona que son reinterpretadas. Quibdó, con su tema tribal que los distingue del resto de las comunidades, realiza piezas con tomatillos y balines en plata.

El programa Moda Viva viene con una inspiración en los lugares desérticos. Se desarrollaron prendas sueltas de Cartago; accesorios de Usiacurí, Atlántico, en colores tierra; carteras en chaquiras del Putumayo hechas por la comunidad Kamëntsá; mantas y pañuelos en seda de Guática, Risaralda. Se llevó la mochila Wayúu a una nueva silueta circular y se diseñaron aretes con tejidos wayúu.

Otra de las novedades este año es en uno de los proyectos de la Alcaldía de Medellín denominado “Medicina Ancestral”, estará en el pabellón “Fogones y Sabores”, y busca rescatar la tradición popular de los cultivadores y comercializadores de plantas aromáticas de Medellín.

En última, tenemos una nutrida agenda académica y demostraciones de oficio en la rueda de saberes.

Expoartesano es la segunda feria en importancia del sector, detrás de Expoartesanías, que también realiza Artesanías de Colombia. ¿Qué diferencia a la una de la otra y cuáles son sus puntos de encuentro?

Creo que en los nombres se puede encontrar la diferencia: mientras que Expoartesanías se enfoca más en las creaciones mismas, en las piezas y su valor único, en Expoartesano el eje central es el artesano. Esta feria es un homenaje al ser, a la tradición artesanal, a las costumbres, a su vida cotidiana, al saber de cada uno de estos hombres y mujeres que guardan en sus manos el ADN creativo de los colombianos. El punto de encuentro de ambos eventos  es, sin lugar a duda, generar espacios dignos de comercialización de las artesanías donde se promueva la calidad de los productos y el pago del precio justo. Además, son encuentros donde se rinde homenaje a la cultura y a nuestro patrimonio material e inmaterial.

¿Qué balance podría hacer de las ocho versiones de Expoartesano?

Este año será la novena versión de la feria y el que se lleve a cabo es el mejor balance de resultado de todos estos años de trabajo junto a nuestro aliado estratégico, Plaza Mayor. No hay reconocimiento más importante que el que arrojan las cifras de ventas que han ido en aumento. El año pasado se vendieron aproximadamente $3.000 millones en siete días de feria,  frente a los casi $700 millones y los cinco días de la primera versión. Expoartesano ya es reconocida como un encuentro cultural de renombre en la capital antioqueña y uno de los momentos determinantes para el sector artesanal. Se estima que el 40% de los ingresos anuales de los artesanos que participan en la feria provienen de las ventas que realizan durante el encuentro.

¿Cuál es la importancia de los artesanos para el país, para la sociedad?

Como se mencionaba en la pregunta anterior, Expoartesano es uno de los momentos más importantes del año para el sector artesanal. Con ventas directas que rondan los $3.000 millones, este encuentro constituye una plaza determinante para la promoción y la comercialización de las artesanías.

Para los artesanos esta feria es importante en dos niveles: el económico y el cultural. Por un lado, son espacios como estos en donde se reconoce el valor económico que existe en el sector artesanal. Al abrir ferias y encuentros para comercializar las artesanías de manera digna se ratifica a los artesanos que dedicarse a sus oficios es una forma de vida sostenible.

Para ponerlo en ejemplos concretos comparto el testimonio de Crucelina Chocho, artesana indígena de la comunidad Wounaan, asentada en el litoral del río San Juan, en el departamento del Chocó. Cuenta Crucelina que con los ingresos que ha recibido con la venta de sus werregues en distintas ferias de Colombia, 12 mujeres de su resguardo se han graduado de normalistas y otras ocho lograron obtener un título universitario. También con esas ganancias cuatro familias construyeron las casas que habitan en la actualidad. Gran parte de los ingresos de Crucelina vinieron de Expoartesano.

Ahora, al convertir el oficio artesanal en un sustento económico se garantiza la preservación de las tradiciones y las técnicas de los pueblos y, de esta manera se garantizan la herencia cultural para las futuras generaciones.