Carlos esquivó la guerra con el arte

20 junio, 2018
Publicado por
Expoartesano

 

  • En el Valle de Sibundoy, Putumayo, Carlos halló en la artesanía un refugio para reencontrarse con su origen y alejarse de un pasado doloroso.

Carlos Alberto Mutumbajoy tiene una sonrisa tímida que gana expresividad cuando abraza y comparte con los suyos; esta aumenta si se habla de artesanía, oficio al que decidió dedicarse para sacar a delante a su familia y a la comunidad Kamëntšá Biyá, a la que pertenece.

Por culpa del conflicto armado, y de sortear varias veces la muerte, Carlos tuvo que desplazarse a Pasto, Nariño, con el arte bajo el brazo como terapia y refugio.  Sus hijos han crecido alrededor del taller donde cobran vida sus tallas en madera, en las que encontró un vehículo para plasmar sus vivencias y preservar su historia y la de sus ancestros.

Con su tutoría, ellos también aportan a la preservación de una tradición. Un legado que han recibido casi de manera congénita, de raíz, y de la manera más natural posible.

Buena parte de las artesanías de Mutumbajoy están en el Parque de la Interculturalidad del Valle de Sibundoy, el municipio donde nació y el cual está a 80 kilómetros de Mocoa, la capital de Putumayo.

Allí sus manos y la pasión por el oficio han salvado a decenas de jóvenes, pues con su labor artesanal desarrolla un trabajo social con la comunidad generando empleo a jóvenes en proceso de rehabilitación por alcoholismo y drogadicción.

Llevo 14 años dedicado a la talla de madera, porque es necesario preservar nuestra cultura. Es nuestro proyecto de vida y estamos enfocados en la investigación y el fomento con jóvenes para cumplir a ese objetivo que tenemos como comunidad indígena”, dijo.

Escucha más sobre este y otros detalles de su historia relatados con sus propias palabras: