Artesanos que encuentran en la diversión su inspiración

2 julio, 2018
Publicado por
Expoartesano

Mediante el juego es que el hombre empieza a relacionarse con el mundo: entiende el lenguaje, aprende las normas, conoce su territorio, a sí mismo y al otro. Sin embargo, a veces cuando crecemos se olvida qué es la diversión.

Los artesanos tienen algo claro y es que su trabajo también es un juego: con sus manos le dan un nuevo sentido al mundo, transforman maderas, piedras y un sinfín de materiales en productos que generan alegría.

La música que nos une y alegra

La música es una de las primeras cosas que reconocen los niños. Los cantos y bailes les permiten acercarse al mundo y aprender de él. Rubén Darío Morad es ha dedicado gran parte de su vida a la investigación de los instrumentos étnicos del mundo. Empezó en esto viajando con un grupo de amigos haciendo música andina.

Esto le ha permitido recrear instrumentos de otras culturas y también desarrollar sus propios instrumentos como el saxofón en madera. En su trabajo también deja lugar para la creación de instrumentos didácticos infantiles. “La música es como un juego para los niños. Ellos se emocionan, cantan, bailan y hacen música. Como el tambor den den, la rasquita o las cucharitas de percusión que son bien colombianas”, cuenta Rubén.

Óscar Molina también ha sido arrastrado por los sonidos y las melodías. Él es un bogotano que ha salido a recorrer el mundo buscando las raíces ancestrales en los instrumentos musicales de cada cultura. Gracias a estas vivencias creó el Taller Suaty.

“Muchas enseñanzas, como la música, considero que no se deben dejar perder. Algunos de estos instrumentos son como juguetes para los niños. Ellos se divierten mucho por ejemplo con los que imitan sonidos naturales: como la rana, el pájaro carpintero, el grillo, el sonido del agua o del trueno. Estos incluso los han utilizado en obras de teatro infantiles”, dice Oscar reflejando con su sonrisa el orgullo por su trabajo.

Un grande creando juguetes para pequeños

Aunque muchos hombres dejan a un lado su niño interior cuando crecen, otras personas lo mantienen vivo. Darío William Pamplona, oriundo de Pensilvania, Caldas, hace parte de Maderandia, una empresa especializada en crear juguetes para niños . “Mi familia toda la vida trabajó la madera haciendo muebles. Cuando él se enfermó, entre mis hermanos y yo, que no sabíamos hacer muebles, pensamos en hacer algo diferente, algo que nadie más hiciera y llegamos a los juguetes”.

Hoy, las 35 personas que trabajan en Maderandia creando juguetes artesanalmente, producen cerca de 300 tipos diferentes de juguetes. “Para nosotros es una felicidad muy enorme saber que hacemos felices no solo a los niños, sino a toda su familia”.

Para ellos lo más importante es saber que los niños juegan y aprecian sus productos hechos a mano. “A mí me llena mucho el alma ver cómo los niños se emocionan, pero también ver en los rostros de los adultos una alegría recuperada por alguna memoria de la infancia”, cuenta con alegría Pamplona.

En el juego niños y adultos descubren la belleza de su origen. Expoartesano es un evento para que toda la familia comparta y disfrute. ¡Te esperamos hasta el 8 de julio para que vivas este encuentro con lo esencial!